domingo, 30 de abril de 2017

Yo, en CNT

La asamblea de la CNT-AIT Las Palmas de Gran Canaria, decidió sacar estos textos durante el próximo Primero de Mayo en octavillas. Aquí puedes leer "Yo en CNT" y "Hay otra forma de hacer sindicalismo".




Yo en CNT

En los últimos años hemos visto cómo retrocedían muchas de las conquistas que durante años el movimiento obrero tuvo que conquistar y defender.

Los ataques a la clase obrera son cada vez de mayor magnitud: agresiones y recortes de derechos, descenso de salarios, aumento de los despidos y los EREs, enorme tasa de paro... todo como resultado de las políticas de destrucción de empleo impulsadas por gobierno y patronal, provocando que se instale la desesperación, el miedo y la parálisis.

Pero los tiempos del silencio y la sumisión quedan muy atrás, los trabajadores y las trabajadoras somos conscientes de que éste es el momento de avanzar, imponer nuestra fuerza y nuestra voz.


Salimos este Primero de Mayo como afirmación colectiva de nuestra fuerza como clase, de que nuestra presencia en la calle y en los puestos de trabajo será permanente, que no decaeremos en nuestra lucha hasta que no consigamos nuestro ideal: la liberación de un sistema que nos condena a la miseria y a la esclavitud.

Reverso

Estamos acostumbrados a un sindicalismo pactista en el que deciden unos pocos profesionales a espaldas de los trabajadores. Un sindicalismo que acuerda empeorar nuestras condiciones laborales en el Comité de Empresa, que firma nuestros despidos, que nos utiliza para recibir subvenciones y liberarse unos pocos. Estamos acostumbrados a comités vendidos que defienden a la empresa cuando hay un conflicto.

Ese sindicalismo no es capaz de plantar cara al progresivo desmantelamiento de las condiciones de vida obtenidas por los trabajadores. Ese sindicalismo no puede ser la solución, porque es parte del problema.

Pero hay otra forma de hacer sindicalismo.

Un sindicalismo en el que nadie dirige a tus espaldas es posible. Un sindicalismo asambleario, en el que todos somos iguales, en el que nadie busca el beneficio propio, sino el colectivo, en el que no hay lugar para sátrapas, gurús del sindicalismo a sueldo, ni Comités de Empresa, ni liberados.
Un sindicalismo que no se vende. Un sindicalismo para luchar por mejorar nuestras condiciones laborales. Por evitar los despidos, los contratos basura y en fraude de ley.
Un sindicalismo que pueda plantar cara a los empresarios mafiosos, al acoso, a las horas extra sin cobrar, a la temporalidad, al falso autónomo.

Otra forma de hacer sindicalismo existe y se llama CNT