domingo, 15 de enero de 2017

Solidaridad con los compañeros en conflicto con Bo De Debo

Este sábado 14 de enero, la CNT-AIT de Las Palmas vuelve a prestar su apoyo a los compañeros de Manresa que mantienen un conflicto con la empresa Bo De Debo, como ya hicieran hace unas semanas.









Recordamos el conflicto:


La empresa Bo De Debó en Manresa, despidió a uno de sus trabajadores por organizarse en la Sección Sindical de CNT y elaborar una tabla reivindicativa.

Dicha tabla reivindicativa, de aplicarse, suponía mejorar y subsanar las grandes deficiencias en materia de seguridad e higiene de esta empresa y por ende mejorar las condiciones de trabajo, además de mejoras la organización de los horarios y las vacaciones, mejoras en las instalaciones, en la formación y en la contratación.

Sin embargo, la empresa reaccionó despidiendo a los delegados de la sección sindical de CNT. Algo que entendemos es claramente represión sindical ante la organización de los trabajadores y su búsqueda de unas condiciones de vida mejores. Nuestras armas ante estos ataques son la solidaridad y el apoyo mutuo.

Es por eso que la CNT de Las Palmas volvió a acudir a Carrefour, uno de los clientes de Bo De Debo, a informar a los trabajadores del conflicto y pedir a sus clientes que no consuman en Carrefour mientras esté abierto este conflicto y Carrefour siga proveyéndose de dicha empresa.

Sobre las 11:30 de la mañana, varios compañeros acudieron al CC La Ballena, se entregó al encargado de la planta la Octavilla y se le explicó a  los trabajadores que pudimos el conflicto.

Seguidamente nos colocamos a las puertas para repartir la información a los clientes. En conflicto suscitó bastante interés en muchos de los clientes de Carrefour y trabajadores de distintos comercios del CC La Ballena.

Esperamos que las muestras de solidaridad que tanto el Sindicato de Las Palmas de Gran Canaria como otros muchos sindicatos a lo largo del Estado estén ayudando a que los compañeros se sientan respaldados, así como que la empresa Bo De Debó se replantee su política de acoso y represión y comience a respetar a sus trabajadores.