domingo, 22 de septiembre de 2013

CRONICA DEL ULTIMO PIQUETE TODO1EURO



La tarde del viernes 6 de septiembre nos dispusimos a hacer el último piquete antes del acto de conciliación en el SEMAC entre la empresa y la trabajadora del conflicto en cuestión dispuesto para el día 13 del mismo mes.

En esta ocasión el piquete se iba a hacer en el centro comercial “El Mirador”,nos dispusimos a eso de las siete de la tarde a desplegar nuestra pancarta y a la repartida de propaganda pidiendo el cumplimiento del convenio y la readmisión de nuestra compañera.


Una vez mas la aceptación por parte de los usuarios del centro comercial fue bastante amplia con preguntas concretas sobre el conflicto e incluso llegando gente a negarse a entrar en el establecimiento hasta que como siempre llegó el representante del centro y sus guardias de seguridad a contarnos la misma cantinela de siempre,que no podíamos estar allí y que era una propiedad privada,nosotros procedimos a comentarle que era competencia policial el desalojarnos de allí. Al ver que no accedíamos a sus peticiones el encargado de seguridad se puso a presionar a un compañero y a pedir la documentación personal,ante la negativa y por sorpresa de todos se acercó corriendo,gritando el encargado del Centro Comercial hacia el compañero antes mencionado y lo agredió,dándole un manotazo y tirandole los folletos al suelo y posteriormente sustrayendolos,repitiendo la misma maniobra con los compañeros que portaban la pancarta y el otro compañero que repartía.

Después de esta actitud mafiosa por parte del Centro fuimos nosotros los que llamamos a esos que nunca nos gusta llamar “Las fuerzas de represión del estado”para proceder a que identificara a los de la agresión para poner denuncia por agresión y robo de material sindical.

Cual fue nuestra sorpresa que al ir a la comisaría en cuestión los susodichos represivos no habían puesto los datos en la comisaría imposibilitando que pudiéramos interponer denuncia,lo cual evidenciaba lo que sospechábamos que el dueño tiene amiguitos políticos y consecuentemente policiales. Lo apuntaremos para que en la próxima vez  no nos coja con el pie cambiado apuntando el numero de coche y pidiendo números de placa.

Afortunadamente parece que el dueño de la empresa ante la presión está dispuesto a reconocer el despido nulo y a pagar a la compañera que se niega a seguir trabajando con el tipejo este con ideología fascista.

Agradecemos desde el núcleo la solidaridad que han mostrado  todos los compañeros/as y los sindicatos de la CNT, mas concretamente los de Córdoba y Zaragoza por su apoyo  y sus luchas en las franquicias.

Salud,anarquía y lucha día a día.