martes, 28 de mayo de 2013

[Las Palmas] Piquete informativo en ALSTOM WIND


Los trabajadores y trabajadoras de la sección WIND de la multinacional energética ALSTOM llevan soportando una gran incertidumbre acerca de su futuro y el de la empresa, desde que se anunciara el pasado 26 de febrero el cierre de las fábricas dedicadas a la producción de aerogeneradores y mantenimiento de los mismos en nuestro país.


Pese a presentar un balance positivo en cuanto a beneficios, ALSTOM anunció un Expediente de Regulación que prevé la eliminación de 373 puestos de trabajo y que afecta las plantas de producción en A Coruña, Zamora, Navarra, así como las cuadrillas de mantenimiento en los parques eólicos y a las oficinas centrales en Barcelona y Madrid. Tras este anuncio, no tardaron en comenzar las movilizaciones por parte de la sección sindical de CNT, que decidió apoyar al comité intercentros de Alstom Wind pese a su negativa de que la sección estuviera presente en la mesa de negociación.

De esta forma, se convocó una jornada de huelga para el 7 de mayo, además de una manifestación en Madrid para el día 9 en la que participaron cerca de medio millar de trabajador@s llegados desde Zamora, Barcelona, Navarra, A Coruña, Toledo, San Fernando, Bilbao y Cornellà.

Desde CNT-Zamora se realizó un llamamiento de solidaridad, al ser una de las regiones más afectadas por el cierre de las plantas de Altamira y Coreses, afectando a más de 100 empleados. Se convocaron varias acciones de protesta para los días 15 y 22 de mayo, ante la posterior pasividad del comité de empresa (CCOO-UGT) tras la manifestación.

El NC CNT-Las Palmas decidió apoyar esta petición solidaria, por lo que se acordó realizar un piquete el día 22 en las instalaciones que la empresa ALSTOM WIND tiene en la isla, concretamente en Pozo Izquierdo (Santa Lucía), zona conocida precisamente por sus parques eólicos.  Sin embargo, nos encontramos con una desagradable sorpresa; las instalaciones de la empresa como tal no existían, ya que se trataba de una simple caseta de obra situada en medio de un paisaje desolado en mitad de los molinos y de invernaderos, y en la cual se encontraban solamente dos trabajadores.

Ante la imposibilidad de realizar un piquete en condiciones, decidimos acercarnos a hablar con ellos y preguntarles sobre su actual situación. Nos llamó bastante la atención el hecho de que desconocieran el futuro que les aguarda, ya que ningún responsable de la empresa les había comunicado decisión alguna. La poca información que tenían sobre el conflicto la recibían por medio de compañeros peninsulares a través de correos electrónicos. De esta forma, tras informarles sobre las distintas acciones que realizábamos y repartir algunos panfletos, les brindamos nuestro apoyo ante cualquier situación adversa en la que se encontrasen a partir de ahora. Después del agradecimiento por su parte, abandonamos el lugar, conscientes de haber realizado nuestra reivindicación en la medida de lo posible, y pese a las circunstancias.

NI ALSTOM NI NINGÚN CIERRE. CONTRA LOS DESPIDOS: SOLIDARIDAD.